SuscripcionesContactoPublicidad Directorio Hemeroteca Mapa de sitio
SINALOA  

PRD en Sinaloa, un foco rojo

Carmen A. Guerra
Secuestrado por sus antiguos dirigentes y sus actos de corrupción, dejaron al partido en el último lugar de preferencias en la entidad, explica su líder actual.

 


Publicidad

La dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Sinaloa, Imelda Castro Castro advirtió que “Sinaloa sería uno de los focos rojos para que Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia de la República”.

La flamante dirigente del PRD en Sinaloa con una maestría por la Universidad de Zacatecas y ex alumna de Víctor Figueroa el principal teórico de la izquierda estadounidense, pone el dedo en la llaga al afirmar que “los anteriores dirigentes del partido nos dejaron una escuela de corrupción”.

En un exhaustivo análisis de su partido, Imelda Castro observa: “me he dado cuenta de que la gente ha emigrado del partido, porque estaba secuestrado.”

—¿Cómo hará para cambiar esa mala imagen?

En lo que parece un acto de contrición, Castro responde que como en toda la sociedad mexicana, los militantes sinaloenses también exigen renovación y cambio.

“¿Qué vamos a hacer como partido? —pregunta la líder— decidimos abrir las candidaturas a ciudadanos sin partido a quienes vengan de rupturas políticas de otros partidos y a ciudadanos de los sectores productivos.”

A cinco meses de asumir la dirigencia del PRD aprecia que su partido debe convertirse en un instrumento de la sociedad a través de los procesos electorales, lejos de ser un patrimonio político de familias o de grupos.

 

Abrir camino a AMLO

Su desafío es apagar los “focos rojos y abrir camino a favor de López Obrador en el partido”, pues admite que entre los sinaloenses el aspirante presidencial tiene buena imagen.

En relación con su tarea estatal, la sinaloense ha platicado ya con el Partido del Trabajo, con Convergencia y organismos sociales, aunque espera la decisión del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano quien no ha renunciado al Frente Electoral.

”Si Cárdenas fuera candidato de otro partido se complicaría este proyecto —admite Castro—y por eso digo que los próximos dos meses serán fundamentales en la responsabilidad histórica de los partidos para conformar esta coalición.

”Tenemos el reto de leer adecuadamente lo que los ciudadanos nos están diciendo, creo que el PRD tiene mucho futuro, es un partido auténtico de izquierda que es capaz de ser instrumento de la sociedad aunque no es lo mismo ser un partido en la oposición, a gobernar.”

Para la flamante dirigente estatal, si el PRD no se compromete con los pescadores, con quienes viven en las colonias populares, en los ejidos, con los migrantes y sus familias, seguirá siendo un partido marginal; “del 4% del 7% al que nos llevó la anterior dirigencia, aunque también es un problema del bajo nivel de desarrollo de la sociedad civil sinaloense.”

Promete que su partido tendría como candidatos en los ocho distritos electorales de Sinaloa a representantes de la academia, de la cultura y la ciencia “gente con propuestas que traduciremos al ámbito político para el cambio.”

Incluiría también a los empresarios honestos “de los que se la juegan por el país, por el desarrollo de su región, de su estado y claro también tener los mejores cuadros perredistas.”

En aras de combatir la pobreza no sólo estatal sino nacional, la dirigente perredista propone una reforma fiscal para que todos paguen impuestos y se genere riqueza. En ese contexto habría “una alianza estratégica con los empresarios que generan empleos y riqueza, que invierten.

“Un gobierno de izquierda moderno también tiene que ayudarles, generar la infraestructura, las condiciones, los estímulos fiscales para que inviertan en nuestro país y así generar condiciones para combatir la pobreza.”

 

Pecados del pasado

Esa es una oportunidad para un partido que disminuyó sus niveles de preferencia en Sinaloa y cuya imagen pública se deterioró por conductas ajenas al espíritu democrático. El PRD “tiene que predicar con el ejemplo y creo que en general no lo hemos hecho y por eso la sociedad nos castigó empequeñeciendo al PRD electoralmente,” explica.

—¿Por qué no se castiga a quienes hicieron malos manejos?

Evasiva al principio, Imelda responde que ahora actúan las instancias de su partido aunque señala que se investiga “el endeudamiento explosivo, irracional, que superó las posibilidades reales del partido e hipotecó el futuro de nuestra administración.”

Cita el caso de Audomar Ahumada Quintero ex candidato a gobernador y hoy flamante funcionario del gobierno en Zacatecas. “El Comité Ejecutivo Nacional a través del Órgano Central de Fiscalización hace una auditoria y esperamos congruencia.”

 Imelda vuelve a citar los errores de sus antecesores como haber hipotecado no sólo las finanzas sino —lo más grave— el activo social del PRD. Preguntamos qué sanciones se contemplan contra ellos.

”Lo más seguro es que ellos tengan que pagar esas deudas ¿por qué? —pregunta— porque contrataron las deudas al margen de las normas del partido, incluso deudas personales de quienes no ocupaban cargos directivos o que fueron candidatos, esas no son deudas institucionales y esa resolución debe tomarla el partido.”

—¿Cuál es el monto real del adeudo que dejaron a la actual dirigencia?

Son 6 millones de pesos.

—¿Podría llegar a la expulsión?

Si pagan no.

—No sería un mensaje negativo para la sociedad mantenerlos?

Claro, esperamos una resolución que establezca un precedente. Una institución se puede endeudar siempre y cuando haya inversiones productivas, pero el partido se endeudó con resultados desastrosos.

Hubo una doble crisis: el partido se endeudó más allá de su capacidad para pagar y bajaron las prerrogativas en un 40 por ciento, la crisis financiera es muy fuerte además  del deterioro político.

Le duele, le molesta que persistan los cobros de sus acreedores, pues la nueva dirigencia carece de recursos y además precisa que esas deudas son incobrables para el PRD. Enfatiza la entrevistada que “lo central es el problema político, el descrédito social del PRD, la caída electoral y el castigo de la sociedad.

“No nos lamentamos de ese pasado reciente, nos esforzamos por trascenderlo y por demostrar a los sinaloenses que el PRD es una opción de poder real, y prueba de ello es que no sólo Andrés Manuel se mantiene arriba en las encuestas, sino que el partido ha crecido pues de enero a mayo aumentó siete puntos a nivel nacional.”

Distingue esta posibilidad histórica de tener un gobierno de izquierda con el gobierno popular de Lázaro Cárdenas. “Fue en un contexto histórico de crecimiento del mercado interno, con una economía que giraba en torno al mercado nacional, que fomentó el desarrollo de los ejidos, con desarrollo industrial y el petróleo como patrimonio estratégico del país.

“En el contexto de la globalización, se requiere una visión de izquierda moderna que significa un gobierno con una política de combate a la pobreza que también establezca alianzas estratégicas con los empresarios nacionales.

”No se puede combatir la pobreza si no se generan las posibilidades económicas y ahí el proyecto de Andrés Manuel de primero los pobres, es de gran trascendencia.”

Nada de esto se logrará sin combatir la corrupción que en su opinión “ha sido inherente al sistema político mexicano, al sistema priísta y al gobierno de derecha que tuvimos con Fox”, concluye la entrevistada.

 

Publicado: Octubre de 2005



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Caricaturistas de Contralínea
De Actualidad

 

 

 

Publicidad

 

Avance Contralínea


En la República:  

Números atrasados
Publicidad:  


2005 Revista Contralínea Derechos Reservados CIMCOM
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9802 /03 /05
Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo